Pink-Floyd-en-Venecia-1989-reinterpretar-01

Hoy, la plaza sigue funcionando como un excelente espacio urbano, un lugar de encuentro y relación, al que la mayoría entran por primera vez desde las callejuelas y pocos desde el puerto, perdiendo ese espacio de acceso principal su naturaleza original. Sin embargo, sigue siendo un lugar que hace única a esta plaza, un mirador hacia la desembocadura del Gran Canal.

La idea del grupo fue sacar partido de esta condición, entendiendo además el canal en sí mismo como un lugar donde estar y no sólo una vía por la que múltiples embarcaciones circulan todos los días. Frente a la plaza, imaginaron un gran escenario varado en la laguna en torno al que cientos de barcos y góndolas se dieron cita para contemplar aquel acontecimiento.

Si bien es cierto que la afluencia de público fue excesiva –el concierto fue gratuito-,  y que las autoridades locales no supieron gestionarlo adecuadamente, es importante reivindicar esa actitud que tuvieron los británicos para reinterpretar y sacar partido de las cualidades intrínsecas de un, ya de por sí,  magnífico lugar. Cualquier espacio público o construcción preexistente, cualquier sitio en definitiva, si se mira de forma adecuada, encierra un potencial que sólo necesita ser puesto en valor…

Pink-Floyd-en-Venecia-1989-reinterpretar-02