Regeneracion-Urbana-Puertos-Ría-Bilbao-antes-y-despues-01

Regeneracion-Urbana-Puertos-Ría-Bilbao-02

Bilbao es un ejemplo del cambio que han sufrido los puertos de muchas poblaciones desde finales del siglo pasado. La ciudad es un ser dinámico, en constante cambio. No obstante, no todas sus partes se ven sometidas a esa presión transformadora con la misma intensidad; hay lugares, entre ellos las zonas portuarias, que son especialmente sensibles a esa dinámica cambiante.

A lo largo del Siglo XX, las actividades portuarias fueron perdiendo vigencia frente a otros medios de transporte, a la par que evolucionaban los procesos de gestión de carga de los propios muelles: Nuevos puertos, ubicados en posiciones estratégicas y con la última tecnología, relegaban a los viejos al olvido. Además, la habitual confluencia de varias administraciones en su gestión, dificultaba su adaptación a los nuevos tiempos. Todo ello, propició, desde los años ’70 hasta nuestros días, el abandono a su suerte de áreas portuarias obsoletas.

Regeneracion-Urbana-Puertos-Base-de-submarinos-Saint-Nazaire-03

Ubicadas en un lugar privilegiado, decenes de hectáreas de terreno se convertían en un problema y, a la vez, en una oportunidad para las ciudades, las cuales han de reconsiderar que hacer con ellas. El frente portuario, ya fuera abierto al mar o volcado a un importante cauce fluvial, es siempre un lugar privilegiado por sus condiciones medioambientales, paisajísticas y su posición estratégica de intercambio social o de negocios.

Poco a poco, las autoridades tomaban consciencia del potencial de estos lugares. Los puertos pasaban de ser una barrera entre el mar y la ciudad a convertirse en espacios de integración. Desde finales de los ’80 y liderados por las administraciones en colaboración con la iniciativa privada, se suceden los proyectos de reconversión de las áreas portuarias. Éstas, dejan de ser zonas marginales para recuperar su papel como fachadas de la ciudad.

Regeneracion-Urbana-Puertos-Puerto-Barcelona-04

Son múltiples y muy diversos los casos de las ciudades que han apostado por esta transformación. Desde aquellos que buscan convertirse en nuevos escenarios urbanos como los pioneros proyectos de Boston, Londres, Barcelona o el citado Bilbao, pasando por la recuperación de colosales infraestructuras como la Base de Submarinos de Saint–Nazaire en equipamiento público, hasta la reconversión de inmensas áreas portuarias en tejido residencial, como es el caso de Amsterdam o el más reciente de Hamburgo y su Hafen City.

Regeneracion-Urbana-Puertos-Puerto-Oriental-Amsterdam-Islas-Java-y-Borneo-05

Regeneracion-Urbana-Puertos-Hafen-city-Hamburgo-06

En esa lista, no debemos olvidarnos de la infinidad de pequeñas poblaciones que, como por ejemplo Malpica – de la que hablábamos hace unas semanas aquí -, han sabido retener sus actividades tradicionales de puerto pesquero o deportivo para compatibilizarlas con unas actividades urbanas, sociales y de ocio que habían sido olvidadas.

Regeneracion-Urbana-Puertos-Puerto-de-Malpica-antes-07

Regeneracion-Urbana-Puertos-Puerto-de-Malpica-08

En definitiva, en todos los casos, independientemente de su escala, se trata de operaciones con un fuerte contenido social, en la que la presencia de lo público juega un papel fundamental en la integración del espacio portuario en la ciudad. En general, se piensa en convertir estas fachadas portuarias en espacios de centralidad, enfatizando sus singulares características urbanas, ambientales y paisajísticas para, en última instancia, reforzar – o incluso transformar, como en el caso de Bilbao – la identidad de la ciudad.

Fotografías /// Archivo Solá-Morales (03), Creus e Carrasco (07 y 08)